martes

...

Desperté temprano, antes de que saliera el sol.
Detesto ese tipo de sueños donde todo es irreal y nada tiene sentido, e ironicamente existe una secuencia, los detesto, porque nunca puedo despertar.
Escuché su voz en mi sueño, y recuerdo que me sentia aliviada porque el momento que tanto había esperado finalmente llegaba, y estaba feliz, pero ninguno de los dos sabía que decir y estábamos largo rato esperando hasta que se cortaba la llamada, y no decía nada y regresaba a mi casa que estaba sola, y esperaba que llegara alguien pero nunca nadie venía. Recuerdo haber tenido un mal sueño después de eso por la sensación con la que desperté...

No me gustan tampoco las fotografías, no me gustan esos recuerdos y realmente que bueno fué no haber tomado ninguna con él. No sé ni que pasó y no quiero ponerme a pensar en ello y cuando llegan estas sensaciones prefiero ignorarlas pues ya no puedo hacer nada, y aunque pudiera no sé que decir y no me atrevería a intentarlo. No sé que me pasa ni como explicarlo, prefiero dejarlo como fué, pues de momentos recuerdo lo mejor y existen días en que no puedo dejar de pensar en lo mal que la pasamos ambos, y lo estúpido es que no sé que momentos pesan más.